¿Almacenar en poco espacio? ¡Es posible!

Si vives en una casa o un piso pequeño, sabrás a qué nos referimos al hablar sobre las continuas peleas por el desorden al no tener sitio para guardar todo. Y es que, si tienes poco espacio, mantener todo organizado suele ser todo un reto de nuestro día a día.

¿Quieres saber algunos trucos para evitar esos quebraderos de cabeza?

Las estanterías son tus amigas

estanteria bustosSeguro que tienes en tu casa algún huequito vacío en el que no sabes que poner y acabarás poniendo algún cuadro o jarrón “por rellenarlo de alguna forma”. Pues bien, las estanterías pueden ser unas buenas aliadas para estos casos, pues las hay de tantos tamaños y tan adaptables, que caben en cualquier rincón y te pueden ayudar a almacenar todos esos “esto no sé donde guardarlo, pero no quiero tirarlo”. Y si no, también existen baldas de diferentes medidas que puedes colocar a cualquier altura, permitiéndote llenar todos esos “lugares muertos” con libros y elementos que no saben dónde guardar.

El despacho en casa

imagen: https://www.flickr.com/photos/tradero
imagen: https://www.flickr.com/photos/tradero

¿Una entrada espaciosa? ¿Una habitación de invitados? ¿Un dormitorio amplio? Tener un lugar de trabajo en casa es hoy día tan necesario casi como tener cocina. Pero, a veces, la distribución o el número de habitaciones de la casa no te permiten contar con una exclusiva para ello. Por eso, puedes habilitar cualquier rincón de la casa para colocar tu mesa y silla de oficina, incluso añadir algún estante si te lo propones. Divide estancias con biombos, cambio de colores en la pared, cortinas, utilizando sofás como separador, etc. No es lo mismo, pero al menos tienes un espacio solo para ti y tu oficio.

¿Un vestidor?

imagen: https://www.flickr.com/photos/anywaydoors
imagen: https://www.flickr.com/photos/anywaydoors

El sueño de toda mujer y cada vez el de más hombres: una lugar donde almacenar toda la ropa, bolsos, zapatos, complementos… Para tener uno no hace falta contar con una casa enorme y dedicar toda una habitación (aunque claro, todo depende de la cantidad que tengas), basta con un par de estanterías y armarios abiertos para organizar todo tu equipo y disponerlo a simple vista. Aprovecha las paredes para colgar perchas y estantes y cualquier rincón del dormitorio para ubicar muebles de esquina que recogen bastante.

 ¿Has visto qué sencillo es tenerlo todo organizado? Pues… ¡manos a la obra!

 

Un comentario

Los comentarios están cerrados.