4 consejos para decorar un dormitorio pequeño

Imagen: 1.bp.blogspot.com

Decorar una habitación pequeña puede convertirse en una tarea muy difícil, ya que se dispone de muy poco espacio para colocar muebles y demás. En la mayoría de veces, acabamos saturando la habitación con demasiados objetos que no deberían estar ahí. A continuación te damos algunos consejos para que le saques mayor partido a los dormitorios pequeños, aprovechando mejor el espacio disponible.

Utiliza colores claros

El color por excelencia para pintar las paredes y el techo de una habitación pequeña es el blanco, ya que aporta una sensación visual de mayor amplitud en la habitación. Si prefieres darle un toque de color, opta siempre por tonos claros como beige o pasteles, son los colores más aconsejables.

También puedes optar por pintar en blanco todas las paredes menos una, en la que usaremos un color diferente que aporte profundidad a la habitación.

Imagen: decoracionde-interiores.com

No ubiques la cama en el centro

Colocar la cama en el centro de la habitación es uno de los mayores que se suelen cometer. Lo ideal es colocarla pegada a la pared, de forma que aprovechamos mejor el espacio y permitimos que se circule mejor por la habitación.

Destaca las ventanas

En un dormitorio pequeño es fundamental destacar las ventanas, por lo que hay que evitar taparlas con cortinas demasiado espesas. Hay que dejar  que la luz natural entre por las ventas e ilumine la estancia, ayudando a que esta se vea más amplia.

Una buena idea para mejorar la iluminación es colocar un espejo frente a la ventana que refleje la luz por todo el dormitorio.

Imagen: 1.bp.blogspot.com

Armarios de tamaño medio

Un armario empotrado de puertas correderas es la mejor solución para aprovechar el espacio de una habitación pequeña. Si no es posible colocar un armario de este tipo, lo más recomendable es utilizar un armario de tamaño considerable en el que podamos guardar todo. De esta forma no tendremos que colocar más muebles auxiliares como cómodas y zapateros para colocar todo aquello que no cabe en el armario principal, ocupando demasiado espacio.