Decorar un refugio

En invierno y en verano, tener la suerte de contar con una vivienda que nos sirva como refugio del día a día nos puede hacer la vida un poco más fácil.

Un refugio proporciona varios beneficios. En primer lugar el ahorro pues no es necesario pagar un hotel para poder disfrutar de unos días de descanso, en segundo lugar el saber que nos encontramos en nuestro otro hogar, con nuestras cosas, nuestra personalidad y nuestro ambiente. Eso proporciona más tranquilidad.

2016-05-13_17-43-36

Pero para sentirse totalmente bien en nuestro refugio es necesario que la decoración lo haga confortable y sea acorde con nuestra personalidad y necesidades. Un refugio sirve para sentirse lo más cómodos posible de manera que centrarse en su decoración será imprescindible.

El estilo del refugio será distinto si está en la playa o en la montaña y, desde luego, no debe ser una continuidad del hogar que utilizamos durante todo el año. El refugio es un lugar distinto al que escapar de la monotonía y el estrés. Se ha de tener en cuenta que dependiendo de dónde esté situado será necesario fijarse en algunos detalles para conseguir la comodidad. Un refugio en la montaña conlleva, además de los mosquitos, que otros pequeños animales e insectos se puedan colar en la casa. Es necesario primero ser conscientes de que se está en plena naturaleza y que ese lugar es el hábitat de ellos, no el nuestro. Si no se está dispuesto a encontrarlos en el jardín o paseando es mejor elegir otro lugar para tener un refugio. Pero dentro de la casa es distinto y se deben tomar todas las medidas para que cada uno se quede en su lugar.

Un refugio en la playa siempre será más caluroso que en la montaña de modo que es necesario acondicionarlo adecuadamente. En ambos casos se debe evitar la saturación de muebles y la mezcla de estilos y colores sin haberlo planeado antes muy bien pues harán que el espacio sea abrumador.

 

Un comentario

Los comentarios están cerrados.