Decorar el pasillo

Los pasillos de las casas o pisos pueden parecer un lugar frío, sin encanto y en ocasiones hasta lúgubre. Todos los espacios de una vivienda tienen una función y por lo tanto un protagonismo, los pasillos también. El pasillo de una vivienda, e incluso el de un lugar de trabajo, no debe ser únicamente un sitio de paso sino que es el lugar que nos lleva a otros lugares y, por lo tanto, también es muy especial y se le debe sacar partido. En algunas estancias los pasillos son largos y estrechos, en otras tan cortos que apenas nos damos cuenta de que existen. En todos los casos, es el momento de darles protagonismo y vida.

Cómo darle vida a un pasillo

En algunas estancias los pasillos empiezan después de una puerta. Cabe preguntarse si esa puerta es necesaria pues si se elimina se creará la sensación de tener más espacio. Quizás en un local sí lo sea pero en una vivienda ¿por qué no darle la oportunidad al tránsito de cada emoción que se vive en ella? Los dormitorios, el baño, la cocina, forman parte del día a día.  decorar-el-pasillo

La luz. Generalmente los pasillos no suelen recibir luz del exterior, por ese motivo la iluminación adecuada hará que parezcan más grandes. Si además se eligen lámparas con personalidad ese pasillo será un lugar especial.

Espejos. Los espejos consiguen que cualquier estancia parezca más amplia, cuánto más con los pasillos.

Paredes pintadas. Combinar distintos tonos de colores en las paredes y los marcos de los pasillos harán de él un lugar acogedor y divertido. ¿Por qué no imaginar un pasillo con un túnel que nos lleva al lugar en el que queremos estar? La decoración no tiene límites.

Cuadros y libros. Un pasillo también puede ser una pequeña galería de arte y/o una biblioteca. Los cuadros y las estanterías con libros llenarán de vida ese espacio.