Decoración estilo kitsch

El estilo kitsch en decoración puede ser alegre cuando se lleva a cabo con moderación. De no ser así puede resultar caótico e incómodo a la vista.

La ventaja del estilo kitsch es su desenfado y la posibilidad de mezclar varios estilos de decoración. Con él se mezclan colores y texturas, utensilios que no están en el lugar que les correspondería y muebles de varios estilos. Todo ello organizado de una manera coherente puede lograr una estancia con gran personalidad.

Estilo kitsch: Decoración extravagante

La decoración estilo kitsch es ecléctica y extravagante. Cada elemento es exagerado y destaca por sí mismo, cada uno tiene su propia personalidad y no tiene por qué ser acorde con otro elemento de la estancia. Realmente es un estilo atrevido que necesita contención para no resultar abrumador. También los colores fuertes y alegres se mezclan, tanto en las paredes como en el mobiliario. Para ello es necesario hacer uso de la lógica y el buen gusto, aunque en este estilo tampoco es necesario que los colores puedan ser combinados. Los cambios son repentinos y se mezclan unos con otros.

decoracion-estilo-kitsch

También los elementos decorativos tienen un papel importante en el estilo de decoración kitsch. Figuras que nada tienen que ver entre ellas, colecciones de objetos, ya sean de arte o sin ningún valor, cualquier cosa que llene la estancia. Es importante saber que para vivir en un lugar decorado con este estilo se han de dejar atrás los prejuicios y tener una actitud alegre y positiva, de ese modo al decorar esas emociones se trasladarán al ambiente.

En cuanto a las texturas, se mezclan. Se pueden encontrar telas de algodón con cuero u otros materiales que nada tienen que ver entre ellos en un mismo sofá. Pero, a pesar de lo caótico que pueda resultar, siempre se ha de buscar el equilibrio. En el estilo kitsch casi todo vale, siempre y cuando tenga un motivo para estar allí.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.